• Sí! Comunicación Creativa

Like it or not



Como mentoras de emprendedores, una de las preguntas más frecuentes que recibimos es “¿cómo dar a conocer mi emprendimiento?”. En épocas de comunicaciones digitales, como esta, las Redes Sociales son una de las formas más simples y menos costosas para llegar rápidamente a nuestros potenciales clientes. Sin embargo, la pluralidad de opciones y la dificultad de generar una comunidad de seguidores, sumado a las particularidades de cada red social, muchas veces abruman a quienes no son especialistas. Esto sucede, sobre todo, cuando no está bien definida la propuesta de valor y lo que se busca es únicamente la venta. Saber a qué tipo de cliente nos dirigimos y por qué nos elegiría por sobre nuestra competencia, es lo que nos ayudará a definir lo más importante: qué red social usaremos. Si bien muchos de nosotros tenemos perfiles en Instagram, Facebook, Linkedin o Twitter, por nombrar sólo algunas, en cada una de estas redes buscamos cosas distintas. Por eso, nuestro primer consejo es comenzar por la red que sea más afín al público objetivo del emprendimiento y evaluar, luego, la posibilidad de ampliar la llegada a través de otras redes. La segunda definición fundamental es “¿para qué?”. “Tenemos un local de venta al público que acaba de abrir y necesitamos darlo a conocer en el barrio y sus alrededores”; “queremos mostrar que nuestro producto/servicio es el mejor”; “nuestra web de e-commerce tiene pocas visitas”; son algunos de los más comunes. Esto nos permitirá definir qué tipo de contenidos debemos compartir y qué inversión publicitaria tendremos que hacer (o no). Hasta aquí definimos básicamente nuestra estrategia. Pero ahora es momento de pasar a la acción. ¿Cómo lo hacemos?


Usar un perfil de empresa. Muchos emprendedores utilizan su perfil personal, y eso está muy bien para compartir sus logros con amigos y conocidos. Pero cuando queremos ampliar nuestro público hay que darle entidad a nuestro emprendimiento mostrándonos de forma profesional.

Buscar los primeros seguidores. Así como al iniciar un negocio los primeros que confían e invierten en nosotros son nuestros amigos y familiares, nuestros primeros seguidores serán también personas que nos conocen “en la vida real”. No dudes en invitar a todos tus contactos a seguirte, ya sea con un mail o WhatsApp con link directo a tu perfil, desde la red que elegiste (si lo permite) o el clásico método de “seguir para que te sigan”.


Usar un fuerte storytelling. Este arte de contar la historia de tu producto usando lenguaje sensorial es una de las mejores herramientas. Cuando Apple presentó el iPod al mundo por primera vez, no nos hablaron de los megabytes que almacenaba, sino de la posibilidad de tener “1.000 canciones en tu bolsillo”. En Facebook, Instagram y hasta WhatsApp, existen funciones dedicadas a “contar historias”, pero no es la única herramienta para hacerlo. Hablar en primera persona, mostrar de forma creativa la experiencia con nuestros productos o servicios e incorporar a otros creadores de contenido (influencers o consumidores) logrará mayor interés y, en consecuencia, alcance.


Postear en el momento justo. Como cada una de las personas que forman nuestro público no está conectada al mismo tiempo, lo ideal es publicar varias veces al día. Por eso, los perfiles de empresa cuentan con estadísticas que nos permiten definir en qué días y horarios se concentran la mayor cantidad de seguidores, ¡estudialos! y en base a ello, armar un calendario y programar los posteos. Lo ideal es planificar el mes completo por adelantado e ir realizando ajustes de acuerdo a lo que vamos viendo que “funciona”. Esto permite, además, trabajar la temporalidad de nuestro negocio. Es decir, si navidad o el día de la madre son fechas relevantes para nuestro negocio, entonces estaremos planificando contenidos específicos y con la suficiente antelación como para promocionarnos con más fuerza durante esos momentos clave. Un excelente aliado para estar organizado es utilizar alguna de las herramientas online gratuitas, como Hootsuite o SocialPilot, que permiten programar los contenidos para que se publiquen “solos”, cuando y donde vos definiste.


Dale a tus seguidores una respuesta inmediata. Ya que la actividad en Redes tiene un feedback instantáneo, tus seguidores quieren que los escuches y recibir el contenido que esperan, en el momento en que lo piden. Si respondés las consultas en comentarios y mensajes privados un día más tarde, seguramente pierdas su interés.


En síntesis, elegir las Redes Sociales que más se ajustan a cada emprendimiento es importante, pero el secreto del éxito es conocer a tu audiencia y sus intereses, porque es lo que te permitirá crear una comunidad que reconozca el valor de tu marca, tejiendo redes fuertes y duraderas.




+54 11 (15) 2518-2223      |      +54 11 (15) 3196-1910

© 2016 Sí! Comunicación Creativa.